Venezuela: la gran lección  

Apoyando a Maduro el pueblo venezolano le sigue metiendo el hombro al sueño libertador del Niño Arañero.  No sirvieron de nada los millones de dólares que se gastaron los injerencistas y las oligarquías latinoamericanas,  en propaganda y mediatización  tratando de desacreditar  la inteligencia natural, la dignidad  y la Memoria Histórica del pueblo venezolano que no se deja engañar con las artimañas de los conspiradores. Continue reading “Venezuela: la gran lección  “

Anuncios

La revolución es cultural y florecerá en los páramos y arrabales 

Uno puede tener esa idea de amor romántico con América Latina, y hablar del torrente de sus ríos, de la frondosidad de sus selvas tropicales,  del colorido del folclore; uno puede enamorarse perdidamente de los celajes de otoño  y  de la niebla de primavera, pero a Latinoamérica además de sentirla también hay que pensarla desde el análisis sociopolítico y cultural.  Una América Latina que  la sintamos en cada poro de la piel pero también en la corteza cerebral.

Y para eso tenemos que perder el miedo a cuestionar, tenemos que responsabilizarnos con el análisis y la lectura, con la duda; porque dudar nos empuja a investigar a indagar  y a buscar respuestas. A romper con el cerco mediático que nos ha tenido manipulados y excluidos de la Memoria Histórica y de la geopolítica latinoamericana.

Pero eso implica dejar la pereza, la comodidad y la indiferencia.  Latinoamérica es rescatable con una revolución cultural que es la más poderosa de las revoluciones porque una mente informada jamás podrá ser manipulada. Por esa razón vemos el ataque mediático que nos descarga minuto a minuto toneladas de desinformación con la que pretenden adormecernos y mantenernos alejados de toda resistencia política.

Tenemos que armarnos de agallas y salir de las redes sociales, dejar de ser revolucionarios de redes sociales y serlo en el día a día en cualquier ámbito donde nos desenvolvamos. La revolución cultural es monumental y comienza con trabajo de hormiga. La revolución cultural debe llevar el mismo proceso que el de bambú, que primero crece 7 años hacia abajo, ahondando sus raíces para fortalecerse en el centro de la tierra para luego crecer hacia arriba y resistir a cualquier embate del tiempo.

Nuestra revolución cultural debe ahondarse en los arrabales, en los pueblos inhóspitos, entre candiles y tinajas de agua, entre calles enlodadas y botes de huele pega. En la exclusión y el abandono, en los violentados del sistema, en los que desconocen y tienen hambre y sed y se atreven a soñar. Esa revolución debe tener sus cimientos en la raíz marginada para volverla el corazón indómito de la resistencia de la Patria Grande.

Amar a Latinoamérica es jugarse la vida, no entre metrallas, es honrarla dando la mano, compartiendo el conocimiento, despertando en el otro  la llama de la inquietud, del análisis. Es  pasar la estafeta y lanzar semilla por doquier sin pensar en la fertilidad de la tierra, si no  con   la certeza que florecerá entre los páramos más secos y olvidados.

Y para eso quienes han tenido la oportunidad de acceder a otro tipo de conocimiento, tienen que tener la humildad de dejar  de andar por las alturas creyéndose intelectuales e iluminados donde lo importante  es el codeo y las menciones honoríficas, las fotos y los viajes; para bajar a donde son necesitados sin fotos, sin codeos, sin viajes y sin menciones honoríficas pero donde su conocimiento será valorado y donde su condición de ser humano finalmente valdrá la pena. Porque es así, entre mayor conocimiento es mayor la responsabilidad con los pueblos.

A Latinoamérica hay que sentirla,  sí pero en las manos rajadas de los abuelos campesinos, en las espaldas encorvadas de los obreros,  en los sueños de los niños que  trabajan en las fincas tapiscando y que jamás han asistido a la escuela. En los vientres de las niñas violadas y embarazadas, en las laderas de los arrabales violentados con la limpieza social, en las miradas perdidas de quienes se ven obligados a migrar.

Y la forma de amarla es analizando, luchando y resistiendo, desde el lugar en donde estamos; porque la Patria Grande  no tiene fronteras la hacemos todos los que creemos en la libertad de los pueblos. La revolución la hacemos todos, porque somos el núcleo de la célula, el ecosistema, la lava del volcán, la fuerza de la tormenta, el arcoíris del escampe y la raíz del bambú.

Cada vez que digamos que amamos a  América Latina preguntémonos si es verdad o si solo son patadas de ahogados. Si es verdad, unámonos a la revolución  cultural y hagámosla florecer en los páramos y arrabales.

AUDIO:

 

Lo que el patriarcado le debe a Evita

La historia que ha sido ultrajada desde la edad de la humanidad, por seres patriarcales, misóginos, homofóbicos, racistas, clasistas, xenofóbicos y; en el caso particular de Latinoamérica seres de mentes colonizadas, se han encargado de invisibilizar a mujeres como Evita, que nunca calzaron en el yugo patriarcal y que jamás se durmieron en el ronroneo de las mieles del poder, que por el contrario: fueron sus más grandes críticas. Continue reading “Lo que el patriarcado le debe a Evita”

Idealizar  a corruptos y dictadores

Literal, en Latinoamérica  los canonizan y los convierten en santos automáticamente en el instante de su muerte. Estas sociedades fulminadas por la doble moral y la desmemoria  honran el cinismo y la tiranía,  marchamándole virtudes y bondades a autores intelectuales de crímenes de lesa humanidad y a asaltantes en cuadrilla que desfalcan países completos. Continue reading “Idealizar  a corruptos y dictadores”

Ilka Oliva: Busco solamente acercarle al lector mis libros

La escritora guatemalteca Ilka Oliva Corado, quien actualmente reside en Chicago, anunció su nuevo proyecto: una “editorial artesanal”, que consiste en la edición y empastado de sus propios libros, utilizando recursos básicos, con el único objetivo de acercar a los lectores a sus libros. Continue reading “Ilka Oliva: Busco solamente acercarle al lector mis libros”

Un pueblo informado es poder colosal

Los medios corporativos tienen el dinero y el poder para manipular cualquier tipo de información, porque corresponden a intereses oligárquicos: que son los de las bandas de criminales que hacen del sistema la cadena que esclaviza a los pueblos y enriquece a los lacayos.

Estos medios corporativos tienen infinidad de rostros, apariencias y personalidades, una caja de resonancia que muchas veces aparenta ser la melodía dulce de la fantasía, que mantiene a gran parte de la sociedad dentro de una burbuja de comodidad e ignorancia. Porque un pueblo desinformado es un festín para el hambre de los lacayos.

Medios que distribuyen masivamente y meticulosamente, desinformación con apariencia de verdades y realidades que, esconden la crueldad de los gobiernos que se han postrado a los pies del amo, para recibir sobras a cambio de la opresión de sus pueblos.

Estos medios corporativos podrán tener el dinero y el poder, los tentáculos suficientes para maniobrar a su gusto en el imaginario colectivo: tanto en televisión, prensa y radio y mucho más aún en las plataforma de las redes sociales. Pero no tienen la voz, el corazón y la dignidad de los pueblos enardecidos que buscan su libertad y; un pueblo informado es el arma más poderosa del mundo, por esa razón la inversión en la desinformación es millonaria.

Los pueblos deben estar atentos y despiertos ante este tipo de adormecimiento amnésico, que busca mantenerlos sedados y ajenos a las realidades, esto como estrategias de dominación masiva.

Los ciudadanos tienen la obligación individual y colectiva de cuestionar, investigar, leer, divulgar y compartir información una y otra vez por vertientes distintas, para que no se logre borrar de un plumazo la Memoria Histórica y sean la memoria individual y colectiva los ejes centrales de la resistencia de los pueblos que se niegan a dejarse engañar y pisotear.

Es un mínimo de esfuerzo, es amor propio, es solidaridad, es consecuencia política y humana, es una estrategia de resistencia, es un empoderamiento colectivo, es pasar la estafeta, es no resignarse, es no bajar los brazos, es seguir caminando.

Es sembrar en tierra fértil aunque los medios corporativos nos digan que son baldíos, el páramo más seco es capaz de florecer; los pueblos del mundo aún no están vencidos, nos quieren hacer creer que lo estamos pero no es así, aún no han logrado apagar el fuego de nuestras almas que mantienen el rescoldo de la dignidad de nuestras raíces ancestrales y los sueños de nuestros mayores.

Es un mínimo de esfuerzo, es confiar en la capacidad de comprensión lectora y formular el análisis propio, que siendo diferente representa una oportunidad de resistencia, de las tantas que un pueblo es capaz de crear con su ingenio, su amor, su cultura, su lealtad y su raíz milenaria.

Es un esfuerzo mínimo mantenernos despiertos, para salir a encontrar la alborada, porque siempre llega, aunque nos quieran hacer creer que la noche y su densa oscuridad es una oda a la impunidad, pero tan solo es la fuerza que nos nutre para enfrentar la luz del nuevo día.

Audio:

 

ILKA OLIVA CORADO/AL SUR DEL PANAL

En esta entrega de Al Sur del Panal, Augusto Verduga dialoga con la poetisa guatemalteca Ilka Oliva Corado. La entrevista discurre diáfanamente sobre algunos de los grandes temas que ocupan la atención de la izquierda latinoamericana: migración, aborto, matrimonio igualitario, giro conservador de los gobiernos progresistas en el cono sur, lawfare, instrumentalización del discurso anticorrupción, rol de los medios contra hegemónicos y el papel de la juventud en el cambio de la más importante de las matrices: la matriz político cultural.

 

Una primavera de millones de Lulas

Para 1958, fue descubierta casi por casualidad y en su propio hábitat, la cronista y poeta de la favela, Carolina Maria de Jesus; quien se encargó de retratar en su diario su día a día: la vida en las favelas de Brasil. Una realidad cruda, de miseria, de abuso, de exclusión y; una realidad, también, de sueños, de lealtad y de amor puro. Muy poco conocida en Latinoamérica, Carolina Maria de Jesus plasmó en sus letras la esencia de los arrabales brasileños, mismos que en ferviente amor han salido a las calles a defender a un obrero que los dignificó y les devolvió la voz y el poder de los sueños: Lula. Continue reading “Una primavera de millones de Lulas”

La necesidad de la Memoria Histórica latinoamericana

Porque es necesario que el Nunca Más se enraíce en la identidad del pueblo latinoamericano, porque es urgente que la impunidad dé paso a la justicia, porque es imprescindible rescatar la Memoria Histórica de la omisión de los gobiernos derechistas, porque apremia que se vuelva desidia en un pueblo amnésico.

Continue reading “La necesidad de la Memoria Histórica latinoamericana”

Las niñas también juegan fútbol

Llegué en noviembre a Estados Unidos, para los primeros días de abril cuando empezaba a derretirse la nieve del invierno, salí a buscar trabajo a los campos de fútbol, llevaba conmigo mi título de árbitra de fútbol avalado por FIFA y una carta de recomendación de la Federación de Fúbtol de Guatemala. Continue reading “Las niñas también juegan fútbol”