Mensaje de Rodrigo Londoño a la guerrillerada de las Farc- Ep

rodrigo-londono
Rodrigo Londoño Echeverri

Camaradas Guerrilleros y Guerrilleras, Milicianos y Milicianas de las FARC-EP:
Cuando estamos a puertas de terminar el año les quiero hacer llegar mi saludo fraterno, camaraderil y revolucionario, con el sentimiento y la añoranza de no poder estar en persona compartiendo con ustedes estos momentos tan especiales.
Quiero aprovechar para hacerles algunos comentarios.
Estamos terminando el año 2016 y arribando al 2017, en una coyuntura muy particular de la lucha revolucionaria en nuestro país. Estamos comenzando a implementar los acuerdos logrados en La Habana después de casi 6 años de dura brega.Implementación que sabíamos desde un principio iba a ser difícil y bien compleja, incluso más que la misma negociación. Esta clase dominante no ha cambiado ni en su esencia ni en su forma de concebir el manejo del país, arrodillada siempre a los intereses foráneos y sometiéndose a sus imposiciones.
Pero así como La Mesa de La Habana fue el escenario donde se desarrolló la lucha de clases, en el cual logramos lo que nos permitió correlación de fuerzas, ahora esa lucha de clases se traslada al terreno de la implementación y sus resultados estarán también determinados en buena medida por la correlación de fuerzas que logremos a favor.
Ahora es cuando vamos a ver en la práctica los resultados del trabajo de masas que hemos desarrollado durante tantos años, y en particular lo hecho en los últimos años en función de hacer sólido el proceso de diálogos con el gobierno y prepararnos en función de la implementación, tal como se ha orientado en distintas oportunidades.
Preocupa que a veces camaradas nuestros, ante esas dificultades, en vez de buscar alternativas y soluciones, se pongan simplemente a renegar del gobierno, como si su idea fuera sólo dejar constancia de que “yo sí lo advertí, esos HPs no cumplen nada”, actitud que solamente genera preocupación y desmotivación tanto en la base guerrillera como en las masas que nos siguen.
En algunos balances que se han conocido también aparece que algunas unidades poco se han dado al estudio de los acuerdos y protocolos y en otras se han hecho interpretaciones equivocadas. Para no hablar de los que poco o nada daban a conocer a la base guerrillera y menos a las masas, y en cambio las manipularon para hacernos el daño que ya ustedes conocen.
También tenemos claro que la gran mayoría está con mucho ánimo y moral, metiéndole al trabajo y al estudio. Me causó preocupación la reflexión que me envió una guerrillera y que dice: “los videos que uno mira de otras partes, le dejan la impresión de que la gente tiene más una visión de salir a la vida civil, que la de trabajar por echar este proceso adelante, puede que no sea así, pero es la impresión que a mí me da”.
Para no hacer muy larga esta nota, les dejo unas reflexiones en forma de punteo:
– Debemos tener claro que el Estado quiere lograr en la implementación lo que no logró ni en la Guerra ni en la Mesa.
– Que lo logre o no, depende de cómo hagamos nosotros las cosas. Si en la guerra necesitamos estar unidos, en la construcción de la paz lo necesitaremos mucho más.
– Para esto es fundamental la cohesión interna, la confianza en la dirección, la confianza en la capacidad de las masas, nuestra habilidad para rodearnos de todos los que en Colombia y en el mundo quieren ayudarnos en la implementación.
– Los elementos descompuestos que nos estaban haciendo daño durante la guerra, nos harán mucho más daño en la construcción de la Paz. Por eso el colectivo debe neutralizarlos.
– Nuestras perspectivas exitosas, como organización y como personas, las podremos trabajar y sacar adelante entre todos, sólo si nos mantenemos dentro de la organización.
– Los que crean que individualmente van a salir adelante, están muy equivocados, de mil uno y de cien ninguno.
– El objetivo de este proceso no es la desmovilización de los guerrilleros, que a los 180 días cada uno coja su camino y comience a defenderse como pueda. No. Eso es una tergiversación de quienes no han entendido o quieren hacerle daño al proceso.
– La decisión es que o todos salimos adelante o todos nos hundimos. Esto último sólo nos sucederá si permitimos que se rompa nuestra unidad.
– Por eso el Estado, los enemigos de la Paz y la clase dirigente están haciendo todo lo posible para que no logremos el objetivo, que saben es revolucionario.
– Si logramos nuestro objetivo de consolidar un movimiento político sólido, unido, con planteamientos y propuestas que le lleguen a la gente, nos convertiremos pronto en un factor de poder.
– El argumento según el cual los de la Dirección son los que se van a acomodar mientras los guerrilleros van a llevar del bulto, únicamente busca romper la unidad de la organización.
– El otro argumento, de que como están acusados de crímenes graves y pedidos en extradición, cómo lo dijo John 40, mejor se abren, es absolutamente absurdo. Todos los dirigentes conocidos de FARC estamos en las mismas condiciones. Es en el contexto de la JEP donde se tendrá que resolver la situación jurídica de todos y cada uno de nosotros, de acuerdo con lo pactado en La Habana sobre esa materia, y para eso debemos estar unidos de manera férrea. El que decida abrirse asume su propia y entera responsabilidad.
– ¿Preocupación porque nos pueden matar? No nos engañemos, ese riesgo siempre ha existido desde que nos vinculamos a la lucha revolucionaria. Ahora, como siempre, se trata de que sepamos hacer las cosas de tal manera, que les quede muy difícil hacerlo, y de que si llegaran a atreverse, el costo para ellos sea mucho más grande.
– ¡Que el Paramilitarismo sigue! Hay un acuerdo al respecto, y si los obligamos a cumplirlo las cosas necesariamente cambiarán. Pero eso no se resuelve de un día para otro, el acuerdo nos proporciona suficientes herramientas para hacerles la pelea con las masas organizadas. Sólo con ellas podremos derrotar esa estrategia enemiga. A eso nos dedicaremos.
Sobre estos puntos y otros más se puede ampliar en varios párrafos, pero ahora estamos despidiendo un año y recibiendo otro. Contaremos con tiempo para intercambiar al respecto.
Al filo de la medianoche alzaremos la copa, o un pocillo si no hay más, despediremos el año que termina y brindaremos por el que viene, recordando primero que todo a los y a las que han quedado en el camino, a las y los que a pesar de estar en las mazmorras del régimen se han mantenido firmes y avizoran hoy su libertad, y a todos ustedes, hombres y mujeres de este hermoso país, Colombia, que lo dejaron todo para dedicarse a la causa más humana y hermosa que pueda existir sobre nuestro planeta.
Un abrazo a todos y todas, acompañado de un beso para ellas.
Salud, Timo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s