Trabajadores del sector Minero- Energético votarán por el Sí a la paz

minerosPor: Hernán Durango.

Directivos de la federación y sindicatos del sector Minero- Energético colombiano emitieron una declaración, en la cual expresan el rotundo respaldo al Sí a la paz e invitan a la ciudadanía a votar ampliamente el domingo 2 de octubre en el Plebiscito para refrendar el acuerdo de paz firmado el 26 de septiembre  entre las FARC y el Gobierno Nacional.

El siguiente es el comunicado:

 MANIFIESTO POR LA PAZ CON JUSTICIA SOCIAL DE FUNTRAMIEXCO Y SUS ORGANIZACIONES AFILIADAS, A LOS TRABAJADORES Y AL PUEBLO COLOMBIANO

EN APOYO AL SI, EN EL PLEBISCITO, EL PROXIMO 2 DE OCTUBRE DE 2016

 Bogotá D.C. 26 de Septiembre de 2016

 La FEDERACIÓN UNITARIA DE TRABAJADORES MINEROS, ENERGÉTICOS, METALÚRGICOS, QUÍMICOS, DE LAS INDUSTRIAS EXTRACTIVAS, TRANSPORTADORAS Y SIMILARES DE COLOMBIA. – FUNTRAMIEXCO – y sus Organizaciones afiliadas: SINTRAMIENERGETICA, SINTRAIME, SINTRAINQUIGAS, SINTRAGMCOL y UCOTRAM, Saludamos los seis puntos del acuerdo de Paz, 1. POLITICA DE DESARROLLOS AGRARIO INTEGRAL, 2. PARTICIPACION POLITICA, 3. SOLUCION AL PROBLEMA DE LAS DROGAS ILICITAS, 4. REPARACION A LAS VICTIMAS Y JUSTICIA DE PAZ, 5. FIN DEL CONFLICTO, 6. IMPLEMENTACION, VERIFICACION Y REFRENDACION DE LOS ACUERDOS, suscritos por la comisión del Gobierno Colombiano y la insurgencia de las FARC-EP, ratificados oficialmente el día hoy por el Presidente de la Republica y por el Comandante de las FARC-EP, como una salida política a la histórica confrontación armada nacional de más de 50 años y reconocer el gran esfuerzo de las partes para culminar estos importantísimos acuerdos suscritos, que apuntan en la vía correcta de resolver sustanciales problemas que agobian al pueblo Colombiano, que antes no fue posible. Al mismo tiempo, reconocer lo difícil y complejo del desarrollo del proceso, por las circunstancias en que se negoció y las contradicciones que se generan y pese a los vaivenes de éste, exaltar la gran voluntad de las partes para ponerle fin a la confrontación armada, con el propósito de que en nuestro país podamos hacer política, en forma democrática, sin el temor de perder la vida o la libertad, en el mejor de los casos, por expresar nuestras ideas u organizar los trabajadores y reclamar sus derechos.

Nosotros al igual que nuestro pueblo, no debemos quedarnos al margen de este importante Acuerdo de paz, ya que nos oponemos a la guerra, por ser los trabajadores las primeras víctimas y hemos colocado una gran cuota de sacrificio en el baño de sangre que padecemos los Colombianos, desde hace más de 50 años a lo largo y ancho de nuestra Nación, que ha dejado secuelas en una inmensa población de mujeres viudas, huérfanos, desolación, miseria, violencia en campos y ciudades, como fenómeno de las causas que generaron tal conflicto social y armado y que los enemigos de la paz han estimulado el odio, la mentira, venganza y exclusión.

El trabajo ha jugado el papel determinante en la trasformación de la Humanidad en toda su historia,  y como tal, se debe respetar éste como un derecho del pueblo, para el desarrollo de la familia y de las fuerzas productivas, en esa dirección resolver las necesidades básicas de la Sociedad. Consideramos que los conflictos colectivos se dan como medio de mejorar las condiciones precarias de los trabajadores, sus familias y las comunidades, deben de tratarse por medios civilizados en el marco del dialogo y el entendimiento, incluida la huelga como derecho fundamental, pues la política anti sindical que ha reinado en este país hasta hoy, se ha convertido en sinónimo de represión y persecución contra los sindicalistas, consistentes en sanciones, despidos, e ilegalizaciones de huelgas, fraccionamiento de las empresas y de las organizaciones de los trabajadores, para crear pactos colectivos y sindicatos patronales con aparentes “garantías” para motivar a los trabajadores a que se desafilien de sus sindicatos; en Colombia estos derechos son violados sistemáticamente, se amenaza a los sindicalistas, llegándose al extremo, que en los últimos treinta años se ha convertido en un delito ser dirigente o activista sindical, que se paga con la pena de muerte, ya que han sido asesinados más de seis mil sindicalistas en este periodo, por grupos paramilitares de extrema derecha, al servicio del gran capital nacional y trasnacional, penalizando la protesta social.

Al rechazar la cultura del terror y muerte, que ha cercenado nuestros derechos, apoyamos estos acuerdos de paz, no sin antes, expresar nuestra preocupación porque se repare a las víctimas del proletariado, que ha dejado la represión patronal y gubernamental, contra los derechos de los trabajadores, convirtiéndolos en víctimas solo por hacer respetar sus derechos inalienables, tanto Legales como Constitucionales; otro punto no menos grave, es el paramilitarismo, alimentado por los enemigos de la paz, y que sin erradicar estos grupos criminales, no cabe duda, que le puede colocar “el palo a la rueda”, al éxito de la implementación de los acuerdos de paz, a que hemos hecho referencia una y otra vez.

Llamamos a los trabajadores y a las comunidades en general, a votar por el SI en el plebiscito del 2 de Octubre, con el propósito de una paz en convivencia, vida y entendimiento con justicia social, por la construcción de que una nueva Colombia, si es posible, para sanar las heridas de la guerra que ha dejado a tantas familias de los trabajadores, de los campesinos, de las comunidades en general, con profundas huellas de dolor, en esta guerra del capital contra el trabajo, con la esperanza que entre todos y con la movilización de los trabajadores y el pueblo Colombiano, hagamos cumplir estos acuerdos y luchemos por mejorar las condiciones de trabajo, del medio ambiente, del respeto a la naturaleza, es decir, a la madre tierra, en donde tengamos derecho al trabajo, a la salud, a la educación, al bienestar y el progreso para todos y combatamos unidos la guerra, que ha base mentiras, de odio y venganza, se nos quiere imponer por quienes han defraudado los recursos del Estado y se han apropiado de los bienes de nuestro Pueblo y la Nación, se trata de aislar a esos sectores guerreristas, excluyentes y reaccionarios, encabezados por el Centro Democrático.

 ¡SI A LA PAZ ¡ ! NO A LA GUERRA ¡

FIRMADO:

Federación FUNTRAMIEXCO.

Sindicatos SINTRAMIENERGETICA, SINTRAIME , SINTRAINQUIGAS, SINTRAGMCOL UCOTRAM

 JOSE JOAQUIN ROMERO M,  LUIS E. MORALES L, HAROLD TELLO V,  JHONNY SERRANO,  JOHN JAIRO GRANADOS  y   JORGE A. LIZCANO.

Contactos: 3114778351
Hernan Durango Patrillau/ Redacción Bogotá

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s